sábado, 18 de octubre de 2014

Miniplumcakes de arándanos glaseados


Os traigo hoy una de esas recetas deliciosas que se preparan en poco menos de una hora y que es perfecta para darse un homenaje a media tarde o para empezar el día de forma estupenda.

Es de Tony Rodríguez, creo que uno de mis cocineros preferidos, que nos ofrece recetas fáciles, buenísmas y sin utilizar ingredientes de origen animal. Os animo a probarlos, ya veréis que tardarán nada en desaparecer de la mesa, y disfrutaréis de como huele vuestra cocina mientras se hornean...


Ingredientes:

- 300 grs de harina de repostería
- 220 grs de azúcar
- un sobre de levadura en polvo
- 1/2 cucharadita de canela en polvo
- 1/2 cucharadita de azúcar avainillado
- 200 ml de leche de soja sin sabor
- 130 ml de aceite de girasol
- arándanos al gusto
- azúcar glass
- zumo de limón

Preparación:

Comenzamos precalentando el horno a 180º.

Mezclamos los ingredientes secos en un bol: la harina, el azúcar, la canela, el azúcar avainillado y la levadura.

Agregamos la leche de soja y el aceite y removemos bien hasta integrar todos los ingredientes.

Añadimos los arándanos y mezclamos evitando que se rompan, con ayuda de una espátula.

Dividimos la masa en moldes tipo plumcake, llenándolos sólo hasta la mitad, e introducimos en el horno más o menos durante media hora, hasta que al pincharlos con un palillo veamos que ya se han cocido.

Sacamos del horno y procedemos a realizar el glaseado: sólo tendremos que mezclar el azúcar glass con unas gotas del zumo de limón, añadiendo éste poco a poco hasta que consigamos una textura espesa, y no grumosa, deshaciendo bien el azúcar.

Bañamos la superficie de los bizcochos con el glaseado e introducimos nuevamente en el horno a 150º, durante un par de minutos para que se seque.

Una vez pasado el tiempo, los dejamos enfriar.


Ya veis que no pueden ser más sencillos, sólo los ingredientes necesarios y unas varillas para poder mezclarlos.

En esta ocasión yo usé arándanos deshidratados, los puse a remojar en un poquito de agua como unos 40 minutos antes de empezar a hacer la receta, y el resultado fue delicioso.

Ya me contaréis, voy a hacer el café...

domingo, 21 de septiembre de 2014

Bollo enrollado para celebrar San Mateo


Os traigo un pan o bollo enrollado que suelo hacer cuando me piden bollos de chorizo y la verdad me da pereza ponerme a hacerlos tan redonditos, tan pequeñiños, o simplemente ando fatal de tiempo...

No deja de ser una masa de pan rellena de chorizo, huevo cocido y bacon ( relleno que suele usar mi madre para hacer una empanada impresionante), y que va enrollada sobre sí misma, dándole forma de barra de pan.

Como hoy es el día grande de las fiestas de Oviedo, día de San Mateo, me puse a ello, porque nos juntamos todos a comer en casa (novios-as incluídos).


Esta vez la masa me salió más oscura porque usé harina integral de centeno, pero suelo hacerla con harina de fuerza y queda espectacular, aunque si os soy sincera, en casa prefieren el "bollín peñao" que ya os dejé por aquí. A ello:

Ingredientes:

- 350 ml de agua
- un bloque de harina de panadería fresca
- un chorrito de aceite de oliva
- sal al gusto
- 650 grs de harina de fuerza
- 3 huevos cocidos
- bacon en trocitos
- chorizos frescos para cocer
- un huevo para barnizar la masa antes de hornear

Preparación:

Comenzamos poniendo a cocer los huevos para que los tengamos fríos a la hora de rellenar la masa.

En el vaso de la Thermomix ponemos el agua, la levadura y el aceite y programamos 2 minutos, 37º, velocidad 2.

Pasado el tiempo añadimos la harina y la sal, y mezclamos 20 segundos a velocidad 6 y luego 2 minutos a velocidad espiga.

Sacamos la masa del vaso y la dejamos reposar una hora más o menos en un bol enharinado y tapada con un paño limpio.

Una vez hecho el levado, precalentamos el horno a 180º, sacamos la masa y la amasamos ligeramente. La estiramos de manera uniforme, haciendo un rectángulo y sobre él vamos rellenando con el huevo picado, el bacon a trozos y el chorizo picadito.

Por la parte más larga, procedemos a enrollar la masa sobre sí misma, doblamos un poco los extremos hacia abajo y una vez acabada, la depositamos en una bandeja previamente forrada con papel vegetal. La pintamos con huevo batido o leche.

Introducimos la bandeja en el horno caliente, y dejamos que se hornee durante unos 20-25 minutos, hasta que veamos que se haya dorado (ojo que no todos los hornos van igual...).

Sacamos, y dejamos reposar el bollo sin manipularlo ya que podría romperse. Una vez frío, cortamos en rodajas y a disfrutar...


martes, 16 de septiembre de 2014

Quiche de espinacas, piñones y pasas


Desde que mi hija Lucía probó esta quiche en casa de una amiga, me pedía muy a menudo que se la hiciera, así que una vez que tuvimos la receta con las cantidades e ingredientes exactos, me puse manos a la obra.

Es deliciosa, una mezcla de sabores con un punto dulce de las pasas que la hace muy diferente.

Os animo a poneros a ella, es facilona como lo son la mayoría de mis recetas, y si os gustan las espinacas, os va a encantar. Me acompañáis?


Ingredientes:

- una plancha de hojaldre
- un manojo de espinacas frescas o 100 grs de congeladas y bien escurridas
- 40 grs de piñones
- 40 grs de pasas
- media cebolla pequeña
- 250 ml de nata ligera para cocinar
- 2 huevos
- sal
- pimienta
- 2 cucharadas de aceite de oliva

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º.

Ponemos el aceite a calentar en una sartén y rehogamos en él la cebolla picada finita.

Incorporamos los piñones y las pasas y los dejamos que tomen color unos 2 minutos, removiendo de vez en cuando.

Mientras, vamos forrando un molde con la plancha de hojaldre y pinchamos la base con un tenedor para impedir que nos suba demasiado .

Agregamos a la sartén las espinacas y dejamos que se hagan durante 2 ó 3 minutos a fuego medio

En un bol batimos los huevos con la nata y salpimentamos al gusto.

Una vez rehogadas las verduras, las incorporamos al bol de los huevos y nata, y mezclamos bien. Esta mezcla la vertemos sobre la plancha de hojaldre e introducimos en el horno durante 20 minutos.

Pasado el tiempo sacamos del horno, comprobando que se ha cocido bien, pinchando con un cuchillo, y dejamos enfriar.



Muy fácil, muy rica, muy cremosa...en media hora tenemos la cena solucionada!!

lunes, 8 de septiembre de 2014

Tostas de calabacín y tomate



Hola a tod@s!!!

Después de un montón de semanas sin publicar vuelvo de nuevo al ataque. Sé, encantadísima, que me habéis echado de menos, que en el trabajo, entre las amigas y en mi casa ya preguntaban por las recetas de "La cossadulce", y no sabéis lo que os lo agradezco, pero necesitaba desconectar, volver cuando estuviera con ganas de redactar entradas, hacer fotos ( cosa que cada día llevo peor), y mostraros entradas deliciosa, de esas que merecen la pena...

Tuve un fín de curso de lo más apretado, en mi trabajo las cosas han cambiado, ya no trabajamos de igual modo, y os confieso que ponerme delante del ordenador, cuando paso toda la tarde trabajando con él, se me hacía cuesta arriba.

Pero como me gusta el blog y compartir lo poco que sé de cocina, hoy vuelvo a la carga y con la esperanza de que aún tengáis ganas de pasaros un ratito conmigo.

La entrada de hoy es de lo más sencillo, una receta de aprovechamiento, porque suelo deciros que me da una pena horrible tirar la comida, pan incluído.

Así que como la huerta de mi suegra esta dando una cantidad enorme de calabacines, tomates, pimientos y demás, y como tenía una  hermosa barra de pan que me resistía a tirar, surgíó la idea de aprovechar todos esos ingredientes y hacer un entrante rápido, sano y delicioso.


Me acompañáis??

Ingredientes:

- un barra de pan del día anterior
- tomates maduros
- calabacín
- sal
- hierbas provenzales ( o al gusto...)
- aceite de oliva

Preparación:

Cortamos unas rodajas de pan, mejor si las hacéis en diagonal, que os quedan más grandes y son mejor para cubrir con los ingredientes.

Las colocamos sobre una bandeja de horno, cubierta con papel vegetal y reservamos.

Lavamos los tomates y el calabacín, yo decidí no pelarlo, porque me gusta así y además evito que se deshaga.

Vamos cortando en rodajas las verduras, procurado hacer lo de forma muy finita, ayudándonos de un cuchillo bien afilado.

Ya no nos queda más que ir acomodando el tomate y el calabacín sobre el pan, salarlo, espolvorear con las hierbas elegidas, y regarlo con un chorrito de aceite de oliva.

Precalentamos el horno a 250º, y cuando haya alcanzado la temperatura, horneamos las tostas durante  unos 10-12 minutos aproximadamente.

Sacamos del horno y las dejamos templar.


Son perfectas para un picoteo, para entrante o para tomar una cena ligera. Una idea perfecta ahora que ya empiezan las tardes de fútbol y baloncesto...

Gracias por seguir ahí, estamos en contacto!!!

domingo, 15 de junio de 2014

Helado de galletas Oreo


Llega por fín el calor, y en mi casa inmediatamente piden: "mami!!!, haz helados!!!"...

Pero no creáis que cualquier helado, cuando mis hijos y mi marido hablan de "hacer helados", se refieren a ESTE HELADO: una deliciosa receta tremendamente fácil y que podéis hacer con o sin heladera, siempre, siempre sale!!

No tiene secretos: mezclar y al congelador...la verdad es que yo, ya que tengo heladera, suelo enmantecar el helado con ella, pero ya lo hice alguna vez sin este paso y sigue siendo irresistible.


Ingredientes:

- 500 ml de nata para montar, bien fría
- un bote de leche condensada
- una caja de galletas Oreo ( vamos, no un paquete que viene sólo 4...)

Preparación:

En un baso de batir, vertemos la nata y comenzamos a batirla como si la fuéramos a montar, pero sólo hasta dejarla semimontada, es decir, con más cuerpo que según sale del brick, pero sin que haya cogido solidez.

En ese momento, agregamos la leche condensada y batimos hasta integrar.

Rompemos las galletas en trozos y las incorporamos a la crema anterior, sin batir, sólo removiendo. Mi recomendación es que no las hagáis migas, es mucho más delicioso, ir encontrándose trozos de galleta cuando tomamos el helado.

Vertemos la mezcla en un tupper y congelamos al menos 4 horas.

Antes de consumir, sacarlo unos minutos del congelador.


Para servir, bien en copas, en cono de helado, con barquillos... os lo dejo a vuestra elección.

Sólo como anécdota os contaré que ayer mi hija pequeña se fue a pasar el día con mi madre y justo antes de salir por la puerta, me dijo: "...dejadme heladoooooo...", no os cuento más....

sábado, 7 de junio de 2014

Hummus


Llevaba mucho tiempo deseando traeros esta receta, no hace falta que os diga que me encanta, me parece además de fácil, absolutamente deliciosa y una alternativa estupenda a los patés de siempre, cuando preparamos unos entrantes o un picoteo como cena informal.

Típica de la cocina árabe, recetas de hummus imagino que hay una en cada casa, vamos como con la tortilla de patata, cada uno de la su toque especial.

Esta receta es la que hago en casa, muy sencilla, pero que logra una combinación de sabores ideal. Eso sí...es adictiva...


Ingredientes:

- 500 grs de garbanzos previamente cocidos y escurridos
- 2 dientes de ajo
- el zumo de dos limones
- 1/2 cucharadita de comino molido
- una cucharada de aceite de oliva
- 2 cucharadas de tahini ( pasta de sésamo, en herboristerías)
- 6 cucharadas de agua ( perfecta la de cocer los garbanzos)
- una pizca de sal
- una pizca de pimienta
- pimentón
- un chorrito de aceite de oliva para adornar

Preparación:

Simple y sencilla: ponemos en el vaso de la batidora, mejor si tenemos una bien potente ( yo lo hice con Thermomix), todos los ingredientes de la receta, salvo el pimentón y el chorrito de aceite, que son para adornar y servir.

Trabajamos bien con la batidora, hasta conseguir una pasta cremosa y homogénea.

Sacamos el hummus a un plato, fuente, un bol, y regamos con un chorrito de aceite de oliva y espolvoreamos con un poquito de pimentón.

Servimos acompañado con pan , lo suyo es que sea de pita, previamente tostado, pero también es perfecto acompañado de crudités de apio, zanahoria...


Una gozada, perfecta para comer legumbres también en verano...

domingo, 25 de mayo de 2014

Milhojas de nata y crema



Tras una tarde típicamente invernal, con frío, lluvia y día casero a más no poder, a mi hija Ana se le antoja ponerse a hornear.

Su padre le pide milhojas, y ella más entusiasmada que otra cosa, me dice que nos pongamos a ello...la verdad es que salvo un par de indicaciones, las delicias que os traigo hoy las hizo solita...y no sabéis qué espectáculo!!!

Una receta tremendamente accesible para todos, deliciosa y muy entretenida. Animaros, ya veréis qué buenísimos están!!


Ingredientes:

- un paquete de hojaldre congelado
- 350 grs de nata líquida para montar
- 40 grs de azúcar glass

Para la crema pastelera:

- 1 yema de huevo
- 1 huevo
- 300 grs de leche
- 50 grs de azúcar
- 15 grs de maicena

Preparación:

Comenzamos precalentando el horno a 220º.
 
Estiramos la masa de hojaldre y hacemos rectángulos de tamaño similar.
 
Los colocamos separados sobre una fuente de horno, forrada con papel vegetal, y los introducimos en el horno durante 15-20 minutos.

Sacamos y reservamos. Cuando estén fríos, cortamos el hojaldre en tres capas, es decir, de un rectángulo, vamos a cortarlo en dos trozos longitudinalmente para obtener tres capas.

Colocamos la mariposa en el vaso de la Thermomix, y añadimos la nata fría de la nevera. La montamos a vel. 3 con cuidado de que no se nos haga mantequilla, y pasado 1 minuto, incorporamos el azúcar.

Sacamos la nata a un bol y lo dejamos en la nevera.

Limpiamos el vaso y con la mariposa puesta en las cuchillas vertemos todos los ingredientes de la crema pastelera, y programamos 7 minutos, 90º, vel.2

Pasado el tiempo, programamos 2 minutos mas, a la misma velocidad, sin temperatura.

Vertemos la crema en un bol, y vamos mantando el milhojas: ponemos una capa de hojaldre, sobre ella la crema pastelera, encima otra capa de hojaldre, sobre ésta la nata y por último una lámina de hojaldre.

Espolvoreamos azúcar glass, y listo!!.
 
 
Podemos hacerlos sólo de nata, o de crema, como veréis, a nosotras nos subió bastante el hojaldre y pudimos rellenarlos de ambos ingredientes.
 
Voy a preparar el café, a ver si así, se nos hace más corta la espera del anhelado verano...