lunes, 7 de mayo de 2012

Suspiros asturianos



Cuenta la leyenda, que cuando los esposos partían a trabajar, cruzando el puerto de Pajares, las mujeres asturianas amasaban estas deliciosas pastas mientras esperaban su regreso, a la vez que suspiraban por su ausencia...de ahí puede que nazca su nombre: "suspiros", uno de los placeres de la gastronomía de mi tierra.

Son típicos de Pajares, pueblo ubicado en el puerto que separa Asturias de León, y creedme que llevo tiempo intentando lograr un sabor y consistencia como los que se hacen allí, que la galleta no sea galleta, sea suspiro, intentando lograr esa textura que hace que se deshaga en la boca, y me parece que empiezo a cogerle el punto...




Son muy sencillos de hacer, lo único novedoso es que la mantequilla que utilizamos tiene que estar previamene cocida, pero ahora os lo explico que es muy facilito.

Ingredientes:

- 500 grs de harina de repostería
- 410 grs de mantequilla cocida
- 125 grs de azúcar glass
- un huevo
- azúcar glass para espolvorear

Preparación:

La tarde anterior a preparar los suspiros, ponemos en una tartera pequeña, la mantequilla, a fuego muy lento. Dejamos que vaya derritiéndose y que cueza poco a poco, soltando espuma. Vamos desespumándola y la dejamos cocer hasta que veamos que no sale más.

En ese momento estará lista, la separamos del fuego y la dejamos solidificar a temperatura ambiente.

Al día siguiente, lo primero precalentamos el horno a 180º. Separamos la yema de la clara, y las reservamos.

Ponemos la mantequilla en un bol junto a la yema del huevo y el azúcar glass. Batimos con batidora de varillas, y cuando los ingredientes se hayan mezclado bien, añadimos poco a poco la harina.

Sacamos la masa del bol, y acabamos de integrar la hgarina a mano. Hacemos una bola con la masa y la estiramos con un rodillo, dejándola con cierto grosor.

Cortamos con un cortapastas redondo, o con la boca de un vaso, y vamos depositando los suspiros en una bandeja de horno forrada con papel vegetal. Batimos la clara del huevo y los pintamos.

Metemos la bandeja en el horno y cocemos los supiros durante uno s 15-17 minutos, cuidando que no se nos quemen.

Sacamos del horno y dejamos reposar durante 5 minutos sobre la misma bandeja. Retiramos con mucho cuidado a una rejilla, espolvoreamos con azúcar glass y los dejamos enfriar por completo.




Ni qué decir tiene que es importantísimo que la mantequilla para hacerlos sea de la mejor calidad posible. Por suerte, la mantequilla asturiana es deliciosa, y con ella tenemos la mitad del éxito seguro.

Esta vez sí, estoy encantada, le di un poco a mi padre para probar, y le dije: papá, dime a qué te recuerda. Sin dudarlo demasiado me contestó: mmm...son suspiros de Pajares.

No se si la leyenda de su nombre será tal cual, lo que sí se, es que después de comer uno de ellos,el suspiro está garantizado, mientras se deshace en la boca...







25 comentarios:

  1. ¡Qué maravilla! sólo con ver la foto se aprecia que te han quedado perfectos, no me extraña que después de comer uno el suspiro esté garantizado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ils sont superbes ces biscuits, leurs beauté le donne envie de les dévorés, Bravo!

    ResponderEliminar
  3. Suspirando me quedo, pensando en estas delicias :)
    Un besito ^^
    http://janakitchen.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Pero como me gustan los SUUUUUUUUUUUUUUUSPIROS!!!!!
    Lästima de Michelín.

    ResponderEliminar
  5. No los conocía, pero ahora ya no pararé hasta probarlos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. q buenossssssss me comia un par ahora mismo, besos

    ResponderEliminar
  7. ¡Oooooh! ¡Pero qué buenos, Marién! ¡Sólo con verlos me has hecho suspirar!
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Marien....de lujo!!! Que buenos estan estos suspiros...voy preparando el cafe!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  9. qué ricas galletas!
    Tienes un regalo en mi blog
    bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Claudia, voy volando a verlo...Besos!!

      Eliminar
  10. Me encantan ese tipo de pastas que se no quedan compactas si no que "esmigayan" tengo por mi blog unas de almendra que me encanta hacer, pero veo que estas igual también las hay que probar!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Marién, por estos dulces suspiro yo. Qué ricos, este tipo de repostería y con esas historias, me encantan, en serio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Que historia mas bonita la de estos dulces.
    Nunca los he probado aunque sí he oido hablar de ellos.
    Y hazle caso a tu padre , que si el dice que son suspiros de Pajares, es que te mereces el 10!!!!!
    Un besito Marien, me voy con un suspirito!!!!
    Muaaacccccc

    ResponderEliminar
  13. Qué bonita historia, Marién! No los conozco, así que me los apunto y suspiraré con ellos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Qué buena entrada!! POr cierto añades el azúcar glas antes de que enfríen???
    Buenas fotos :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se la pongo después del reposo de los cinco minutos, sí. A mamá, pero sobre todo a papá le encantaron!!, son una delicia.

      Eliminar
  15. Qué deliciosos son... hace mil siglos que no los como.
    Me quedo con la receta, me apetece hacerlos ;)

    ResponderEliminar
  16. No conocía estos suspiros y la historia me ha gustado mucho.
    Las fotos me encantan.
    Besetes!

    ResponderEliminar
  17. Que buena pinta tienen!!!! Muy original el nombre y la historia :)

    ResponderEliminar
  18. Que ricos ,ademas con los productos tan buenos que tenemos en Asturias todo sale genial.Me quedo por aquí viendo tus recetas.besinos

    ResponderEliminar
  19. Hola Marién! muchísimas gracias por tu comentario en el blog salsero! con tu permiso por aquí nos quedamos de seguidores mi socia y yo!

    Aunque nunca los he catado, si que he oído hablar de ellos, y me ha encantado conocer esa leyenda que cuentas!!! te han quedau requetebien y seguro que están buenísimos!!!

    Besiños salseros Marién!!!

    Tito

    ResponderEliminar
  20. Hola Marién, unos suspiros divinos, seguro que están buenísimos.

    Me encanta Asturias, llevo su sangre y eso me hace adorar más aún esa bella tierra.

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Marién cielo,unos suspiros de lujo,vaya pinta tienen,me encantan y los voy a probar¡¡¡las fotos son preciosas y tentadoras mi niña.
    Un besito enorme guapa.

    ResponderEliminar
  22. Ya estoy suspirando, estoy deseando ponerme manos a la obra y hacer esta delicia que nos presentas!Hermosa tierra Asturias!

    Un besito!

    ResponderEliminar
  23. Tienen que estar riquísimos.felicidades. Saludos desde Conil (Cadiz). ve mi blog

    ResponderEliminar