viernes, 25 de mayo de 2012

Stroganoff de pavo





La receta que os traigo hoy me encanta, no sólo por lo deliciosa que está, sino porque se hace en un abrir y cerrar de ojos y por lo general suele ser del gusto de todos.

Para que todos sepamos qué es el Stroganoff, os diré que en su forma más simple se trata de un filete de carne de ternera cortado en  dados, y cocinado con setas, cebollas y salsa hecha de crema agria servida sobre arroz o pasta.

Pero en este caso me apeteció cambiar un par de ingredientes: la ternera por el pavo y las setas por champiñones. Esta vez me decanté por la pasta para acompañarlo. Delicioso en cualquier caso.





Como quiero que en casa mis hijos vayan adquiriendo cierta culturilla culinaria, a la vez que saboreaban el plato cada uno a su manera (yo sin champis, a mi con ellos, pero pocos...jo, mami, la pasta no puede ser con tomate???), les conté de dónde se supone que viene la receta: la historia más aceptada de los orígenes de este plato data de 1890 cuando un chef que trabajaba para el conde Aleksándrovich Stróganov, famoso general ruso, inventó la receta durante una competición de cocina en San Petesburgo, aunque es muy seguro que las recetas de cocina medievales de origen ruso ya tenían carne sazonada con crema ácida, nuestra  nata agria.

Tras la caída del imperio ruso, la receta se popularizó y se llegó a servir en los hoteles y restaurantes de China antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Los inmigrantes rusos y chinos hicieron que se propágara este plato a  EEUU, generando diversas variantes, todas ellas muy populares durante la década de los cincuenta, siendo la más popular la que acompaña a este plato con arroz  y huevo.


Ingredientes:

- una pechuga de pavo entera, cortada en dados
- una bandeja de champiñones laminados
- un bote de leche evaporada
- un limón
- una cucharada sopera generosa de mostaza Dijon
- dos dientes de ajo
- una cebolla mediana
- pasta al gusto
- sal
- pimienta
- aceite de oliva

Preparación:

Ponemos a cocer agua para preparar la pasta. Cuando el agua hierva echamos sal, dejamos que vuelva a hervir y añadimos la pasta. Dejamos cocer unos 10-12 minutos, escurrimos y reservamos con un chorrito de aceite para que no se pegue.

Mientras cuece la pasta preparamos el pavo: en una tartera o sartén amplia doramos el ajo y la cebolla todo muy picadito, en un poco de aceite.

Cuando esté bien dorado, añadimos la carne en taquitos, y los champiñones con un poco de sal y pimienta.

Dejamos que vaya pasando removiendo el conjunto, y una vez que el pavo se haya hecho, añadimos poco a poco la leche evaporada.

Incorporamos la mostaza y unas gotas de limón. Mezclamos bien y dejamos que se acabe de hacer unos minutos más a fuego suave.

Emplatamos el pavo acompañado de la pasta, y servimos de inmediato.


Más fácil imposible. Además, constituye por sí solo un plato completo: hidratos, proteínas, verduras, lácteos y grasa.

Por cierto, la receta más original lleva nata para cocinar, yo la sustiuí por leche evaporada, para precisamente reducir la cantidad de grasa de la receta.

En casa todo un éxito, a pesar de los temores iniciales. Incluso la parte histórica creo que les ha gustado...

17 comentarios:

  1. Un plato perfecto y asombroso...me encanta y me lo anoto para la semana que viene...pinta estupendo!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues a pesar de que el nombre resulta de lo más exótico, la receta es fácil y tiene una pinta estupenda.
    Buen finde

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Lo tiene todo... fácil, completo y buenísimo!! ¡Un acierto!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Mañana la pongo en práctica. Te seguimos. Bsinos.

    ResponderEliminar
  5. Yo le quito la mostaza y me lo zampo sin pensarlo dos veces. qué buena clase de historia!!

    ResponderEliminar
  6. Que ricos y que presentacion!!
    cocinado hacia los picos

    ResponderEliminar
  7. ¿Y yo por qué miro estas delicias cuando aún me queda una hora para poder comer?????? (Estoy mal de la cabeza) Menuda pinta. No conocía la historia, como siempre encantada de saber un poco más. Bs

    ResponderEliminar
  8. Muy rico este plato. Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. Tout simplement délicieux, Bravo!

    ResponderEliminar
  10. Pues que buena pinta tiene! y el pavo si que nos viene bien para la operación bikini!
    Gracias por el apunte histórico y por la receta! Pa' la saca!!

    ResponderEliminar
  11. El aspecto de tu entrada es muy agradable, el pavo tan solo lo he intentado una vez, peor el sabor que tiene no nos ha gustado a ninguno, tal vez con una preparación así nos gustase si lo intentamos de nuevo....

    ResponderEliminar
  12. Una pinta deliciosa Marién,gracias por la lección del stroganoff,voy a tomar nota y a probarlo.
    Disfruta de las galletas preciosa.
    Un besote enorme y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  13. No suelo comprar pavo, la encuentro carne insípida, tampoco me gusta mucho el pollo pero casi que lo prefiero. Aunque con esta salsa y este aspecto maravilloso me encantaría probarlo!

    ResponderEliminar
  14. Que maravilla de plato nos traes hoy!!! Nunca se me hubiera ocurrido que podía prepararla en casa, además como bien dices, es sencilla y los champiñones me encantan!! Gracias guapa, la probaré sin duda!!!

    ResponderEliminar
  15. Delicioso plato, con variantes igualmente deliciosas
    Ademas ahora hasta nos das clases de historia.
    ¿Que mas queremos?
    FAN-TAS-TI-CO
    Besos guapetona

    ResponderEliminar
  16. Que pintaza!!!!!eres una artista en la cocina,el pavo con esa salsita y acompañado de esa pasta uuuffff..Besos

    ResponderEliminar
  17. Just delicious...looks so easy to prepare and mouthwatering!

    ResponderEliminar